Técnica: Todo lo que necesitas saber sobre el ataque acuático en el Dragon Boat

I Técnica de Dragon Boat/fase acuática: El ataque acuático

Seguramente muchos de nosotros nos habremos preguntado alguna vez cómo es que nuestro compañero que aparentemente tiene menos físico puede palear durante más tiempo que nosotros y aplicar incluso más fuerza por palada. Deseando que acabe la serie por que el lactato lo tenemos por las nubes, el agotamiento físico es descomunal y lo único que queremos es dejar de palear, no ocurre así con nuestro compañero que concentrado sigue paleando sin mostrar fatiga. Esto no quiere decir que nuestro compañero sea Superman y nosotros no valgamos para este deporte. Significa que hay una parte del proceso de aprendizaje que todavía no hemos explotado, y se llama técnica.

LA TÉCNICA

Si hablamos de la técnica deportiva entendemos que es el conjunto de modelos biomecánicos y anatómico-funcionales que los movimientos deportivos tienen implícitos para ser realizados con la máxima eficiencia. Es por tanto una concepción ideal basada en los conocimientos científicos actuales, la cual cada atleta aspira realizar y adaptar a sus particularidades biológicas. Schmidt R (1991). Motor learning and performance: from principles to practice. Champaign, Illinois: Human Kinetics.

Por otro lado si hablamos de técnica como tarea, entendemos que es el procedimiento desarrollado normalmente en la práctica para resolver una tarea motora determinada de la forma más adecuada y económica. Weineck J (2005). Entrenamiento total. Barcelona: Paidotribo.

La técnica por tanto va a ser el conjunto de patrones biomecánicos que adquiero para realizar el movimiento eficiente. En otras palabras la técnica es sinónimo de economización del esfuerzo.

Mediante una buena técnica abrimos nuestra ventana de mejora: Aumentamos el tiempo total de actividad, disminuímos nuestra percepción del esfuerzo, potencializamos nuestras capacidades fisiológicas, permite dosificar nuestras dosis de esfuerzo, trabajamos eficazmente nuestras capacidades físicas-básicas, disminuimos el porcentaje de lesión, entre muchos beneficios.

En un estudio publicado en 2009 por Ho SR, Smith R y O’Meara D “Biomechanical analysis of dragon boat paddling: a comparison of elite and sub-elite paddlers“, se comparó mediante una filmación de video y posteriormente la recogida de una serie datos de fuerza a 80-90 paladas por minuto las diferencias de aplicación de estas fuerzas en 6 palistas de élite y 6 palistas subélite. Los resultados fueron que los palistas de élite aplicaban más fuerza por palada en las diferentes variables medidas: fuerza máxima (en N/Kg), fuerza media (en N/Kg), impulso (en N/s) y la eficacia de la palada (en %).

Como conclusión, determinaron que la técnica desarrollada permiten a los palistas de élite alcanzar niveles de fuerza más altos en las variables medidas en el estudio.

Lo que nos da a entender que la técnica es un factor indispensable para el rendimiento en cualquiera de sus necesidades: mejorar la aplicación de fuerza, mejorar la resistencia al cansancio con un paleo continuado y cíclico etc. No obstante este estudio no tiene el cien por cien de la veracidad por el pequeño tamaño de muestras y el número desigual de hombres y mujeres.

En el artículo de hoy vamos analizar la técnica en Dragon Boat, en concreto la técnica en la fase acuática centrándonos en el ataque acuático del paleo.

RECORDEMOS LAS FASES DE PALEO

La canoa y el Dragon Boat son modalidades del piraguismo que guardan una relación entre sí. Muchos canoístas no necsitan entrenar en canoa debido a que en sí el entrenamiento en canoa tiene transferenca positiva al Dragon Boat.

Se diferencian en el artefacto propulsor (longitud total de la pala y anchura y longitud de la hoja de la pala), la embarcación propulsada (diferencias significativas de peso y longitud), la posición corporal durante el paleo ( de ir con una pierna apoyada en la canoa, en dragón pasa a ir sentados). Esto va hacer que hayan pequeñas diferencias en el paleo técnico.

También hay muchas similitudes que lo convierten en deportes hermanos, como son determinadas posiciones atropométricas similares (en ambos deportes el paleo es por un solo lado y la rodilla pegada al casco de la embarcación va flexionada atrasada y la más alejada flexionada pero adelantada) y la consecución del mismo patrón de movimiento (paleo cíclico hacia adelante).

Volviendo a las diferencias mencionadas anteriormente, en el deporte del Dragon Boat se utilizan las mismas fases de paleo ya que se sigue el mismo patrón de movimiento.

A continuación se redactan las fases del movimiento técnico de la canoa, Fernando Alacid Cárceles:

  • FASE
  • Acuática
  • OBJETIVO
  • Lograr la aceleración necesaria para el desplazamiento de la embarcación
FASE DESCRIPCIÓN OBJETIVO
Ataque (acuático) Desde que la pala entra en el agua hasta que está totalmente sumergida. Conseguir una adecuada y eficaz introducción de la pala en el agua. Generar un buen anclaje.
Tracción Desde que la pala está totalmente sumergida hasta el movimiento de salida Comunicar la máxima impulsión a la embarcación a partir del apoyo de la pala en el agua
Salida Desde el movimiento de salida hasta que la pala sale del agua Salida de la pala con el menos rozamiento posible.
  • FASE
  • Aérea
  • OBJETIVO
  • Llevar la pala desde la salida al ataque lo más rápidamente posible
FASE DESCRIPCIÓN OBJETIVO
Retorno al ataque Cuando la hoja se encuentra totalmente fuera del agua terminando cuando la pala adquiere su posición más distante respecto al palista Llevar la pala desde la salida al ataque lo más rápidamente posible

Estas son las fases de paleo que aplicamos al Dragon Boat. El ataque acuático es la fase en la que la hoja de la pala entra en contacto con el agua, hasta que está totalmente sumergida. El objetivo en esta fase es generar un buen anclaje.

Imagen 1. Fase acuática: Ataque acuático

TORSIÓN INICIAL

Para mejorar el ataque acuático en el paleo de Dragon Boat lo primero que hay que tener en cuenta es que exista un triángulo fluído formado por las lineas angulares de nuestras articulaciones más importantes, donde el brazo de empuje cobra importancia en dicha fluidez. En segundo lugar un bloque compacto cuyo eje de fortaleza está en el brazo motor. Y en tercer lugar la búsqueda en todo momento de un buen anclaje que permita poder exprimir los objetivos en la siguiente fase: la tracción.

Antes de todo ello hay que tener en cuenta que la torsión en cada palada debe estar presente. El movimiento de torso-flexión es un movimiento que se produce a nivel troncal, el cual consiste en desplazar el cuerpo hacia adelante con la espalda recta dirigiendo levemente el pectoral hacia el lado contrario por el que estamos paleando. De esta manera el ataque acuático tendrá más amplitud, es decir, la hoja de la pala tendrá más centímetros posibles de agua para ser arrastrados y por tanto mayor propulsión.

Antes de iniciar el ataque acuático, el torso debe adoptar un leve giro hacia el lado contrario del lado por el que estamos paleando. Será en la siguiente fase (tracción) donde deshacemos la torsión generada.

Es importante recalcar que en esta primera fase acuática (ataque acuático) no debemos iniciar la torsión. Es en la fase aérea, es decir, en el retorno al ataque en donde debe darse esta acción de iniciar la torsión.

En la fase aérea iniciamos el gesto de torsión y en el ataque acuático se inicia el proceso de “deshacer la torsión”.

FLEXIÓN LUMBAR Y EXTENSIBILIDAD ISQUIOSURAL EN EL ATAQUE ACUÁTICO

Durante el ataque acuático es importante la flexión lumbar y la extensibilidad isquiosural que podamos tener para potencializar el ataque acuático.

En esta variable existen diferencias significativas entre las modalidades de kayak y canoa. Esta diferencia puede estar provocada por las diferencias en la posición sobre la piragua, puesto que los kayakistas adoptan una posición de sedentación con rodillas casi extendidas, que supone un estímulo de tracción de la musculatura isquiosural. Sin embargo, los canoistas no tienen una posición que ejerza un estímulo de tracción importante, ya que ambas rodillas se colocan flexionadas en torno a lo 90-100 grados. Comparación de la extensibilidad isquiosural y la flexión del raquis lumbar entre canoístas y kayakistas de categoría infantil (2007).

En el Dragon Boat tenemos características de ambas modalidades. Se adopta la postura de sedentación al tiempo que ambas rodillas van fexionadas, adoptando la misma posición antropométrica de ambas piernas. Igual que en la modalidad de canoa.

Según el estudio de 2007 un importante porcentaje de los piragüistas evaluados presentan cortedad isquiosural, siendo más frecuente en los canoistas.

Comparación de la extensibilidad isquiosural y la flexión del raquis lumbar entre canoístas y kayakistas de categoría infantil.

Tabla 1. Distribución de los casos según los valores de extensibilidad isquiosural en la pierna derecha (2007).

Esto sugiere que el Dragon Boat al ser un deporte que posee características posturales de ambas modalidades, sobretodo de la canoa, se deba hacer más hincapié en la flexión lumbar y la extensibilidad isquiosural y complementar el trabajo técnico en agua con el trabajo de flexibilidad en tierra.

Será muy importante realizar este tipo de trabajos para mejorar el ataque acuático.

Imagen 2. Comparación postural. Extensibilidad isquisural y flexión lumbar.

Imagen 3. Posición de máxima flexión del tronco en el test dedos-planta.

 

 

 

1. FORMACIÓN DEL ATAQUE ACUÁTICO: EL TRIÁNGULO FLUÍDO

Si el objetivo del ataque acuático es generar un buen anclaje en el agua con la hoja de la pala, evitaremos que ésta entre al agua con una angulación excesiva, intentando que entre lo más vertical al agua posible. Utilizando como criterio la formación de una “A” mayúscula, que se describe de forma más clara en la fase anterior (fase aérea). Esta “A” conforma las lineas angulares principales que debemos adoptar en el ataque acuático: Glúteo, espalda, cabeza (linea izquierda) – hombro, muñeca inferior (linea central) – muñeca superior, muñeca inferior (linea derecha).

 

 

Imagen 4. Postura correcta en el ataque acuático.

Para formar un triángulo fluído se deben tener en cuenta tres aspectos corporales importantes:

  • El brazo de empuje (brazo superior)
  • La verticalidad de los puños
  • Mantenimiento de la extensibilidad lumbar
EL BRAZO DE EMPUJE, ¿LIMITANTE O LLAVE?

El brazo de empuje o brazo de gobierno tiene la función de transmitir la fuerza generada en el tronco inferior que asciende por la cintura pélvica y se transmite por los músculos más grandes: lumbar, dorsal y pectoral hasta llegar al hombro y finalmente a la muñeca, la cual es la última articulación en transformar la fuerza al mango de la pala.

En todo este proceso el hombro y sus articulaciones son el factor más importante de que finalmente adoptemos un triángulo fluído entre nuestras palancas articulares, o que de lo contrario adoptemos un triángulo muy rígido en el cual apenas haya movilidad, que será lo que tendremos que evitar en todo momento.

El hombro es un complejo articular muy bien protegido, y en el piraguismo es el complejo que más fortalecido debe estar por su alta activación en los movimientos comunes de la acción de paleo, ya que en todos ellos el hombro adopta una posición elevada. En el caso de el Dragon Boat, ya sea cuando el brazo superior (brazo de empuje/gobierno) situado por encima de la cabeza asciende y desciende desde esa misma posición hasta la altura de los ojos, como cuando el brazo inferior se mantiene en una flexión de hombro de 90º, el deltoides permanece activo siendo estabilizado por los complejos articulares que le rodean.

Imagen 5. Movimiento del brazo superior durante el paleo.

En el hombro influyen principalmente tres grupos musculares en la biomecánica de la cintura escapular: los músculos escápulo-torácicos, los escápulo-humerales y los toraco-humerales. Si estos músculos no están lo suficientemente fortalecidos, nuestra técnica de paleo va a ser distinta contrarrestando como consecuencia las acciones que no pueden realizar dichos músculos.

Principales errores del brazo de empuje

La mayoría de los fallos técnicos en el ataque acuático son por una mala posición del brazo de empuje que se encuentra en una posición anatómica diferente, o adquiere una angulación distinta ocasionando uno de los principales errores: el ataque acuático bajo. Este fallo técnico caracteriza mucho a los palistas novatos o a aquellos palistas que tienen alguna patología en el hombro.

Es una posición muy común en muchos palistas que se inician en este deporte o aquellos que a pesar de ser experimentados arrastran algún tipo de anomalía en el hombro y naturalmente adoptan esa posición. Se tiende a flexionar el codo del brazo superior para restar acción al deltoides y continuar con el paleo por más tiempo. Como perjuicio la hoja de la pala entra con una angulación diferente provocando inicialmente un mal anclaje en el agua que termina con un “chapoteo” según el grado de inclinación de la hoja. Este es uno de los principales errores en el ataque acuático. Una de las principales patologías es la disfunción escapular que engloban muchas otras relacionadas con el manguito de los rotadores y el deltoides.

La disfunción escapular durante la elevación del brazo y el exceso de protracción (acción debilitada de retracción escapular) son dos causas bastante comunes relacionadas con las patologías del hombro. La alteración de la báscula axilar, de la inclinación anterior-posterior, de la rotación interna-externa o de la elevación-descenso de la escápula será responsabilidad del control motor que la musculatura escápulo-torácica ejerce sobre la cinemática escapular. Estas alteraciones pueden ser precursoras de patologías comunes en el hombro. Ignacio González Zas (2014).

Cuánto más estiremos el brazo superior más acción sobre el deltoides y por lo tanto mayor estabilidad se requerirá para mantener la fuerte presión ejercida sobre el hombro.

En palistas con alguna anomalía en el hombro, pueden adoptar el ataque acuático bajo por diferentes problemas relacionados con la debilidad funcional del hombro:

  • Limitación articular provocada por una ROM (rango de movimiento) acortado en el deltoides
  • Lesiones mal recuperadas en el complejo manguito de los rotadores
  • Lesiones activas en el manguito de los rotadores
  • Sobrecargas musculares y tendinosas por debilidad funcional en el deltoides.

Para evitar lesiones y sobrecargas musculares en el hombro, el brazo superior (brazo de empuje) nunca irá totalmente estirado en la primera fase del ataque acuático, siempre con un cierto grado de semiflexión, evitando la flexión del codo de 40º-90º respecto al hombro. El grado de flexión variará en función de nuestras características antropométricas. Podemos observar los diferentes grados de flexión del codo del brazo superior en la imagen 6 y 7.

Imagen 6. Ataque acuático. Máximo grado de flexión de codo del brazo superior.

Imagen 7. Ataque acuático . Mínimo grado de flexión de codo del brazo superior.

 

En cualquiera de los casos el objetivo final es que la pala esté perpendicular al agua cuando la hoja de la pala esté totalmente sumergida dentro del agua.

 

 

Imagen 8. Ataque acuático bajo con espalda curvada y con espalda recta.

 

LA VERTICALIDAD DE LOS PUÑOS

El puño del brazo superior y el puño del brazo inferior deben coincidir en el mismo eje vertical, inclinando el cuerpo hacia la banda de la embarcación para conseguir esta verticalidad. Si queremos que nuestra aplicación de fuerza sea eficaz nunca debemos permitir que los puños estén en distinto eje.

La verticalidad de la pala ayuda a generar un buen anclaje, característica de vital importancia en el ataque acuático.

Imagen 9. Posición correcta e incorrecta de la pala en el ataque acuático. Vista frontal.

LA ANGULACIÓN DE LA PALA: PERPENDICULARIDAD

En la canoa canadiense, desde la posición lateral la pala describe una angulación cercana a los 80º  respecto al agua y desde una vista posterior la pala se encuentra perpendicular al agua. Estas aproximaciones son similares al Dragon Boat. El ataque acuático pasa por al menos dos fases íntegras del ataque acuatico desde que la hoja de la pala toca el agua hasta que se hunde por completo.

La primera fase corresponde a la hoja tocando el agua. En esta primera fase existe una pequeña angulación del codo del brazo superior, ya que en el caso de tener este codo totalmente extendido el palista tendría que tener el brazo inferior adelantado respecto al superior y por lo tanto carecer de esa amplitud de palada que te da el efecto torsión. Este efecto torsión genera que el codo acabe sucumbiendo a la semiflexión, por muy pequeña que ésta sea.

Esta semiflexión del codo tras el efecto torsión y máxima elevación del brazo es el resultado del compromiso articular en el que el delotoides se ve expuesto. Es necesario entrenar el ritmo escapulo-humeral con ejercicios de movilidad y fuerza.

Imagen 10. Posición de la escapula tras elevación del brazo.

El ritmo escapulo-humeral consiste en el movimiento coordinado y simultaneo de la escápula con relación al húmero, permitiendo la elevación hasta los 180°. Por otra parte, la elevación del brazo en pronación pone al tubérculo mayor y al tendón del supraespinoso bajo el arco acromial, provocando de esta forma un pinzamiento acromial (Nathalia Suárez Sanabria, Ana Milena Osorio Patiño, 2013).

Así mismo en esta primera fase del ataque acuático será muy dificultoso dejar el codo del brazo superior totalmente estirado teniendo en cuenta a lo que el hombro está expuesto.

En las fases dos y tres la pala ya está dentro del agua es cuando esta extensión total del codo es más factible ya que el cuerpo va bajando su posición apoyándose en el anclaje generado y el torso empieza a deshacer la torsión.

Imagen 11. Fases del ataque acuático.

Como conclusión la pala deberá estar lo más perpendicular posible en la fase dos del ataque acuático pero no podemos impedir la angulación de la pala en la fase 1 así como tampoco cierta semiflexión del codo del brazo superior por la salud íntegra de nuestro hombro.

Imagen 12. Posición correcta e incorrecta de la angulación de la pala en el ataque acuático. Vista lateral.

2. EL BLOQUE COMPACTO DEL BRAZO MOTOR

El protagonista principal del bloque compacto es el brazo inferior (brazo motor) que va a asegurar una adecuada y eficaz introducción de la pala en el agua. El objetivo de este bloque compacto tiene que ver con la formación de un buen anclaje. El éxito del buen anclaje se traduce posteriormente en una tracción eficaz, por lo que supone una importancia sustancial en el ataque acuático.

Un bloque inestable aparece cuando el codo del brazo inferior aparece con una flexión excesiva o semiflexionado.

Esto va a traer consigo dos desventajas:

  • Pérdida de centímetros en el ataque. Disminuye la longitud de la palada o lo que es lo mismo, menos amplitud por palada al recortar longitud al brazo inferior.
  • Pérdida de fuerza transmitida desde el ataque aéreo. Disminuye la fuerza inicial del anclaje generado, perjudicando a la posterior tracción.

Imagen 13. Postura correcta e incorrecta en el ataque acuático: bloque compacto y bloque inestable.

Este error es frecuente cuando la fatiga del palista en un momento del esfuerzo es predominante. También es frecuente cuando no se domina la técnica de paleo y la embarcación adquiere altas velocidades, provocadas por una alta frecuencia de palada (muchas paladas por minuto). El palista, limitado por su gesto técnico, no tiene tiempo suficiente para meter la hoja de la pala palada tras palada, ocasionando un bloque inestable que se va haciendo más consistente conforme avanza el transcurso de la prueba.

El codo del brazo inferior debe estar en un eje de palanca sólido que permita transmitir la fuerza con efectividad. El brazo de palanca lo forma con el hombro y es por ello que debe estar estirado.

En un estudio publicado por la Universidad de Sydney, con el objetivo de determinar el efecto del ritmo de palada bajo simulaciones cinemáticas en 3D durante el paleo de Dragon Boat, evaluaron con diferentes ritmos de palada (40,50 y 60) paladas por minuto, mostrando diferentes rangos articulares de angulación a cada uno de los ritmos propuestos. En el encontraron los rangos de movimiento del codo del brazo inferior en la fase de ataque acuático y el hombro del brazo inferior durante la misma fase.

Teniendo en cuenta el ritmo de palada más alto de este estudio (60 paladas por minuto), los resultados muestran que a este ritmo de palada la angulación que adquiere el hombro del brazo inferior es de 100º, y 15º la del codo. No obstante no se pueden concluir resultados certeros de este estudio ya que fueron realizados en ergómetro con algunos palistas novatos de un club Australiano que pudieron alterar algunos de los resultados que se muestran en las gráficas.

Imagen 14. Resultados grados (º) de las principales articulaciones (hombro y codo).

APLICACIONES PRÁCTICAS DEL BLOQUE COMPACTO

Para corregir este error únicamente tendremos que tener un aspecto en mente antes de que se de el ataque acuático: la velocidad en la fase aérea.

Buscaremos velocidad de movimiento en el retorno al ataque de la fase aérea para bloquear el codo en su punto máximo: el ataque aéreo.

 ROBANDO LOS MÁXIMOS CENTÍMETROS POSIBLES DE AGUA

Uno de los objetivos del ataque acuático es generar este anclaje lo más alejado del eje vertical de nuestro cuerpo.

Un gran ejemplo con claridad de esta característica del bloque compacto es la del  múltiple medallista olímpico español, David Cal. En la imagen se puede apreciar la amplitud de palada en su ataque acuático intentando alargarla lo máximo posible para coger los máximos centímetros de agua.

Imagen 15. Amplitud del ataque acuático en la canoa canadiense (David Cal).

 

3. BÚSQUEDA DE UN BUEN PUNTO DE ANCLAJE

El punto de anclaje hace referencia al efecto introductorio y “limpio” de la hoja de la pala en el agua aprovechando de forma eficaz la fuerza producida por las palancas articulares de nuestro cuerpo.

El anclaje va a ser el desencadenante de que después la tracción sea eficaz y de que la máxima producción de fuerza aplicada se transmita correctamente para impulsar la embarcación.

Extrayendo un gif de DragonAnalytics tenemos lo que dura el ataque acuático y lo que representa respecto al total de la palada.

Imagen 16. Punto de anclaje del ataque acuático (ROM). DragonAnalytics.

 

En un estudio publicado en 2009 por  el  Colegio de Psicología y Ciencias del Deporte de la Univeridad de Northumbria en Newcastle, UK, comprobaron las orientaciones de la pala durante el paleo en outrigger siendo un importante factor en la maximización de las diferentes fuerzas propulsivas. El ritmo de palada empleado fue de 76.9 paladas por minuto y los resultados mostraron las duraciones de las diferentes fases de paleo, para la fase acuática (0,4 segundos) y para la fase aérea (0,38 segundos)

En este caso se muestra una grafica que establece la relación entre la angulación de la pala al ritmo de paleo empleado y el tiempo en cada una de las fases que transcurre. Desde el ataque acuático (paddle entry), hasta el recobro o salida (paddle exit) hay una diferencia de 0,4 segundos en el que no solo tiene lugar el ataque acuático, sino también la tracción.

Si tenemos en cuenta que la tracción es el movimiento de más duración de la fase acuática (0,4 segundos), el tiempo de ataque acuático es mínimo. Esto nos sugiere a que debemos tener un alto grado de efectividad en cuanto a rapidez, técnica y fuerza que es lo que acaba siendo un buen anclaje.

Imagen 17. Relación del ángulo de palada y el tiempo para cada una de las fases del paleo.

 

POSICIÓN DEL TRONCO EN EL ATAQUE ACUÁTICO

La posición debe ser con la espalda recta al realizar la flexión de tronco. Es importante no adoptar posturas cifóticas.

Podemos tener la espalda recta basculando la pelvis hacia atrás como en el gesto de anteversión de cadera cuando vamos hacer una sentadilla.

Imagen 18. Retroversión vs anteversión

Imagen 19. Posición correcta e incorrecta de la espalda baja en el ataque acuático.

 

 

PROFUNDIDAD DE LA PALA EN EL AGUA

Otra variable importante del punto de anclaje es el hundimiento total de la hoja de la pala en el agua. Sin el hundimiento total hay menos superficie de arrastre de agua lo que se traduce en menos producción de fuerza.

Buscaremos que la hoja se hunda totalmente dentro del agua.

Imagen 20. Profundidad correcta e incorrecta de la pala. Vista frontal.

CONCLUSIONES

Analizando los parámetros técnicos del deporte hermano, la canoa, podremos aplicar determinados patrones de movimiento al Dragon Boat al tener las mismas fases de paleo y así potencializar resultados. Podemos concluir por tanto que el ataque acuático es la fase paleo más importante.  Primero por los movimientos que le suceden, los cuales dependen de este ataque acuático. Segundo por la importancia del principal objetivo de la embarcación: la propulsión, que se verá más o menos afectada por lo correcto o no de nuestro ataque acuático. Tercero por la cantidad de factores que engloban al movimiento en esta fase del paleo, tales como son: la amplitud de palada y su relación con la extensibilidad isquiosural y la flexión lumbar y las lesiones por una mala técnica provocadas por la sobreelevación del hombro del brazo superior. En definitiva podemos recalcar que la técnica, en este caso, es un proceso en el cual vamos a economizar nuestro esfuerzo y vamos a potencializar nuestros recursos técnicos y físicos. Es en el ataque acuático donde tenemos que empezar por hacer hincapié para mejorar en las siguientes fases de paleo. Al final el ataque acuático se traduce en mantener un triángulo corporal fluído con los puntos articulares más importantes, en llevar un bloque compacto lo más adelante posible que garantice la eficiencia del anclaje y por último generar este anclaje eficazmente para transmitir el máximo potencial de fuerza para la siguiente fase que se encarga de impulsar la embarcación: la tracción.

REFERENCIAS

  • Nicholas Caplan  (2009). The Influence of Paddle Orientation on Boat Velocity in
    Canoeing . School of Psychology and Sport Sciences, Northumbria University, Newcastle upon Tyne, UK.
  • Nathalia Suárez Sanabria, Ana Milena Osorio Patiño (2013). Biomecánica del hombro y
    bases fisiológicas de los ejercicios de Codman. Revista Ces Medicina.
  • Sarah Ho, Richard Smith and Peter Sinclair (2009). Effect of stroke rate on kinematic characteristics of simulated on-water Dragon Boat paddling. Exercise, Health and Performance Research Group, University of Sydney, Sydney, Australia.
  • Ascensión García Ibarra, Pedro Ángel López Miñarro, Fernando Alacid Cárceles, Dra. Carmen Ferragut Fiol, Juan Luis Yuste Lucas (2007). Comparación de la extensibilidad isquisural y la flexión del raquis lumbar entre canoistas y kayakistas de categorías infantil. III Congreso Nacional Ciencias del Deporte.
  • Ho SR, Smith R y O’Meara D (2009). Biomechanical analysis of dragon boat paddling: a comparison of elite and sub-elite paddlers. Journal Sport Science.
  • Fernando Alacid Cárceles. Técnica de canoa en piraguismo de aguas tranquilas. Temario UCAM Universidad.

Referencias en la web:

  • Ignacio González Zas. temadeporte.blogspot.com. Artículos en la web.
  • Think Dragon Boating is Easy? There’s a Catch! Dragonanalytics. com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *