ANÁLISIS DEL MOVIMIENTO DEL HOMBRO EN LA TÉCNICA DE DRAGON BOAT. PARTE 1

Partiendo del análisis del deporte hermano: la canoa, podemos observar a tavés de la técnica en la canoa canadiense redactada por Alacid Cárceles en su material impartido en la formación E.N.E.P (Escuela Nacional de Entrenadores de Piraguismo), que en ambos brazos tiene lugar la flexo-extensión del hombro como también la flexo-extensión del codo en sus distintas fases. Así mismo el papel del hombro en ésta flexo-extensión va a suponer una pieza clave para la estabilidad de la articulación del hombro. Analizando el movimiento del brazo superior e inferior en el Dragon Boat podemos observar, por observación directa, que ocurre lo mismo en comparación con la canoa canadiense, con la diferencia de obtener diferencias angulares en cada movimiento, pero similares ya que tienen lugar los mismos movimientos biomecánicos.

 

EL GRAN RESORTE ARTICULAR: ESTABILIZADORES DINÁMICOS

El hombro es la articulación del cuerpo más vulnerable a las lesiones. Se le exige gran amplitud de movimiento, así como velocidad y fuerza. La naturaleza no concibió al ser humano, para que realizara actividades por encima de la cabeza y por tanto, no sorprende que esta articulación sea propensa a una variedad de lesiones, generadas por las tensiones que soportan huesos, superficies condrales y tejidos blandos. (1) Posee tres grados de libertad, permitiendo orientar el miembro superior con relación a los tres planos del espacio, en disposición a los tres ejes (5).

El eje transversal incluye el plano frontal, lo cual permite al hombro movimientos de flexoextensión
realizados en el plano sagital; en el eje anteroposterior, que incluye el plano sagital, se permiten los movimientos de abducción y aducción los cuales se realizan en el plano frontal; finalmente, en el eje vertical, determinado por la intersección del plano sagital y del plano frontal, se producen los movimientos de flexión y extensión realizados en el plano horizontal, con el brazo en abducción de 90° (4,5).

El eje longitudinal del húmero permite la rotación externa e interna del brazo en dos formas diferentes: la rotación voluntaria y la automática. La voluntaria utiliza el tercer grado de libertad y la rotación automática, que se realiza sin ninguna acción voluntaria en las articulaciones de dos o tres ejes, se explica por la paradoja de Codman (4,5).

En el piragüismo y en el Dragon Boat estos movimientos repetitivos del brazo por encima de la cabeza, que ascienden y descienden continuamente , asi como los movimientos restantes, requieren de ser analizados para maximizar el trabajo de los músculos que intervienen en la técnica eficiente para no lesionarnos y ponerla en práctica para mejorar nuestro rendimiento.

Esta gran articulación de movimiento se distribuyen tres articulaciones la glenohumeral, la acromioclavicular y la esternoclavicular. Estas dos últimas en combinación con los espacios de fascia entr la escápula y el torax se conocen en conjunto como articulación escapulotorácica (6). Estas articulaciones van a conferir al hombro un sin fin de movimientos posibles que lo convierten en el complejo articular con más movilidad del cuerpo.  Por ello el sistema que lo compone requiere de sistemas estabilizadores (músculos, ligamentos, tendones) que garanticen la estabilidad a cualquier movimiento.

De las diferentes estructuras que garantizan su estabilidad como pueden ser los limitantes pasivos (líquido sinovial) o estabilizadores estáticos (como lo pueden ser la cavidad glenoidea), vamos a ver con detenimiento el papel de los elementos estabilizadores dinámicos, es decir, los principales grupos musculares que influyen en la biomecánica de la cintura escapular: la musculatura escapulo-torácica, la musculatura escápulo-humeral y la musculatura toraco-humeral.

  • La musculatura escapulotorácica: Controla la estabilidad de la escápula. En ella tienen lugar los movimientos de a cintura escapular. Esta musculatura permitirá seis movimientos de rotación escapular y cuatro de deslizamientos escapularesLos músculos que intervienen son: Trapecio, romboides, elevador de la escápula, serrato anterior, pectoral menor, subclavio.

 

  • La musculatura escápulohumeral: Estabiliza la articulación glenohumeral. Une la cabeza del húmero con la escápula. Permite el mayor rango de movimientos. Los movimientos que realiza son en diferentes planos. En el plano sagital (flexo-extensión), en el plano frontal (aducción y abducción) y en el plano horizontal (rotaciones interna y externa, aducción ó flexión horizontal y abducción o extensión horizontal). Los músculos que intervienen son: el manguito de los rotadores (supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular), redondo mayor, bíceps braquial, coracobraquial, tríceps braquial y deltoides.

 

  • La musculatura toracohumeral. Constituía por músculos que puentean la escápula. Los músculos involucrados son: Dorsal ancho y pectoral mayor.

MOVIMIENTOS COMUNES DE HOMBRO EN LA TÉCNICA DE PALEO

Para comprender la técnica de paleo es necesario saber los movimientos de los que está compuesta y a su vez será necesario para conocer cómo tienen lugar esos movimientos.

Alonso Calvo, J.; Navarro Navarro, R.; Ruiz Caballero, J.A.; Jiménez Díaz, J.E; Brito Ojeda, E (2005) argumentan que la cintura escapular se compone de tres articulaciones verdaderas: esternoclavicular (10% de participación, acromioclavicular (40 % de participación), escapulohumeral o glenohumeral (50% de participación), y de un espacio de deslizamiento escapulotorácico.

Se conoce que los dos movimientos principales de la cintura escapular son la elevación en el plano escapular, que es el consiguiente a la elevación máxima y el de mayor utilidad para efectuar las actividades de la vida diaria, y los movimientos rotatorios (3).

La articulación glenohumeral es la principal responsable de los movimientos principales: flexo-extensión sagital del hombro, abducción-aducción (separación y acercamiento del hombro respecto al cuerpo), las rotaciones (rotación externa y rotación interna) y la circunducción (7).

En la técnica de paleo se van a dar todos estos movimientos del hombro en mayor o menor medida según la fase de paleo en la que nos encontremos, es por ello que se denominan movimientos comunes. Dentro del ciclo de palada nos vamos a encontrar con movimientos principales que se dan repetidamente.

El movimiento de flexo-extensión sagital del hombro se encuentra repetido en numerosas ocasiones en un ciclo completo tanto en el brazo superior como en el brazo inferior. Ocurre de forma simultánea en ambos brazos. Cada ciclo representa una palada completa desde que la hoja entra en el agua hasta que la hoja vuelve a entrar al agua. Todas las flexo-extensiones se dan desde una posición elevada del hombro (desde una posición inicial de flexión de hombro). Ninguna flexo-extensión parte desde la posición anatómica 0º.

Así mismo como apreciamos en la imagen de abajo, representada por un fotograma de tres fotos, el brazo superior en este caso, inicia una flexión sagital de hombro partiendo desde una flexión previa (o elevación) del hombro (foto 1). Del mismo modo ocurre con la extensión, que siempre parte desde la posición de flexión de hombro (foto 3). En la foto 3 empezaría la extensión de hombro, ya que el brazo superior empezaría a bajar.

 

Al movimiento de flexión de hombro está asociado el de abducción. Ya que la posición de abducción de 180º también puede obtenerse con un movimiento de flexión de 180º. A.I. Kapandji (2006). Así lo cita en su libro “Fisiología Articular (2006)”:

La misma posición de flexión a 180º puede definirse como una abducción de 180º próxima a la rotación longitudinal (paradoja de Codman).

El movimiento de abducción es el movimiento en el que el brazo se empieza a separar del cuerpo en el plano frontal. La diferencia principal entre flexión de hombro y abducción de hombro es el plano en el que se realiza, aunque la posición final sea la misma.

Por lo que podemos considerar el momento de máxima flexión de hombro, que ocurre en el ataque aéreo, como el momento de máxima abducción dentro de la técnica de paleo.

Durante el paleo el hombro del brazo superior permanece todo el ciclo de la palada abducido, aunque no se realice propiamente el movimiento de abducción en el plano que le corresponde (plano frontal) mientras que en lo que se refiere a la abducción como movimiento, el brazo inferior mantiene una ligera abducción en la fase de salida, dentro del ciclo completo.

Junto a la ligera abducción tiene lugar una rotación interna de hombro que aparece únicamente en la fase de salida de la pala del agua y tiene lugar en el brazo inferior. Esta rotación de hombro puede ser más o menos pronunciada según factores genéticos (biomecánica articular de cada palista), factores físicos (cansancio, lesiones, estado físico), factores externos (tipo de entrenamiento, competición, climatología).

El movimiento de rotación interna de hombro anatómico (partiendo desde la posición anatómica) aparece representado por Kapandji (2006) en la ilustración que podéis ver abajo. La rotación interna de hombro por delante del cuerpo son 60º y por detrás de la espalda corresponden 100º de rotación interna. Esta ilustración forma parte de un proceso sistemático de aprendizaje para la consecución del movimiento de la fase de “salida” en la técnica de paleo.

 

 

LA FLEXIÓN SAGITAL DEL HOMBRO

El hombro pasa la mayor parte del tiempo del paleo en posiciones elevadas poniéndolo en un compromiso articular. Este compromiso articular puede verse reducido si realizamos una correcta prevención, añadiendo además de las sesiones de agua, sesiones del entrenamiento de la fuerza y sesiones específicas de movilidad y propiocepción para mejorar la funcionalidad de nuestros hombros para el gesto en sí; el gesto de paleo. Sabiendo qué acciones corporales se realizan podemos secuenciar de una manera mucho más clara los músculos intervinientes.

 

La elevación del hombro, denominada a veces flexión o elevación hacia delante, es el movimiento ascendente máximo del brazo. Este movimiento incluye la flexión del humero y la elevación de la escápula. Se permiten estos movimientos accesorios, puesto que sería difícil introducir un control de los mismos o eliminarlos al elevar el hombro. La elevación normal del hombro es de 180° (7).

Dado que el hombro tiene una amplitud de movimiento casi global, existen muchas posiciones y planos de movimiento que pueden medirse. Sin embargo, el movimiento máximo del hombro se produce de forma característica en forma de un movimiento compuesto en vez de en un solo plano (paradoja de Codman). Así por ejemplo, la elevación máxima (flexión) del hombro solo puede alcanzarse con un movimiento compuesto que incluye una ligera rotación externa y abducción (7).

Flexión sagital del hombro del brazo superior partiendo desde una elevación previa del hombro.

Hay que tener en cuenta la valoración del movimiento de la escápula en la técnica puesto que en la flexión de hombro está incluido el movimiento de la escápula  (elevación) y los movimientos accesorios (ligera rotación externa y abducción). Esta valoración nos va a permitir examinar qué músculos se activan con cada movimiento corporal que se produce en la técnica.

Aunque en la fase del paleo de máxima flexión del hombro, no se llegue a una flexión del mismo de 153º, sí se alcanzan angulaciones cercanas y podemos tener en cuenta lo citado por McClure (2001): En flexión sagital de hombro de 153º la escápula durante esta flexión se inclina posteriormente (30º) y rota externamente (25º), con una retracción de unos 20º. Además esta rotación externa e inclinación posterior escapular se maximiza cuando la elevación del brazo supera los 90º (8).

Ludewing, Cook & Nawoczeski (1996) documenta la movilidad de la escápula con la flexión sagital del hombro: También existe una movilidad de rotación externa de 5º a los 90º de flexión de hombro y 8º más a los 140º (13º en total). Y una inclinación posterior de 6º a los 90º y 9º más a los 140º (15º más en total) (8).

                                                                                    

                                                                 Imagen 1. Movimiento de de flexo-extensión sagital del hombro

El movimiento de flexión sagital en sí,  como hemos mencionado anteriormente, no se produce mediante una sola articulación (la glenohumeral), sino que involucra a más de un articulación según los grados que éste adquiera conforme va avanzando la flexión, y así involucra también a diferentes grupos musculares, tal y como se presenta en la tabla inferior.

Fases de la flexión sagital de hombro

Partiendo desde una posición anatómica o neutra, de los 0º hasta los 50º-60º el movimiento lo realiza la articulación glenohumeral (escapulohumeral), de los 60º a los 120º empieza a intervenir la articulación escapulotorácica, realizándolo también la glenohumeral y de los 120º a los 180º, además de estas dos, se activa el raquis.

Este movimento aparece desde la fase de salida del paleo tanto en el brazo superior como en el inferior hasta el ataque aéreo, punto de máxima elevación de ambos brazos.

La extensión del hombro, denominada a veces elevación posterior, es el movimiento en la dirección contraria a la de la elevación hacia delante. Es necesaria una rotación interna para alcanzar la extensión máxima (7).

A los movimientos de flexo-extensión están asociados los movimientos de la escápula, este movimiento de flexoextensión que hace referencia a la escápula se denomina diagonal subescapular (flexión D2 y extensión D2).

ROTACIÓN INTERNA DEL HOMBRO

La rotación interna participan todas las articulaciones excepto la subdeltoidea y la columna vertebral. En ocasiones, la limitación de la rotación interna es una manifestación de una contractura de las estructuras posteriores que es muy frecuente en deportistas que elevan sus brazos por encima de la cabeza (8). Todos estos factores, son factores intrísecos de la repetición sistemática de llevar los brazos por encima de la cabeza de manera continuada (5).

Esta pequeña revisión nos hace entender por qué no podemos dedicarnos únicamente a un lado del paleo y por qué la elevación del hombro no puede estar cercana a los 180º.

Teniendo en cuenta esta valoración podremos centrarnos en la rotación interna que tiene lugar en la fase de salida dentro del ciclo completo de paleo.  El gesto de rotación interna del hombro corresponde a una acción voluntaria para adquirir esta eficiencia biomecánica durante el paleo. Por otro lado, la rotación interna automática es la acción que tiene lugar justo después de otro movimiento contrario o antecedente, y que no pueden darse el uno sin el otro. Es el caso de la extensión sagital que el propio gesto de extensión implica una rotación interna del humero. En esta fase es de vital importancia el eje de los tres puntos articulares del brazo. El hombro y la muñeca deben estar en el mismo eje vertical y el codo en distinto eje vertical, formando un triángulo más o menos pronunciado con los tres puntos articulares (hombro-codo-muñeca).

Se mantiene un ángulo de abducción de hombro de unos 15-20º respecto al cuerpo.

 

SÍNTESIS DE IDEAS

  • La articulación glenohumeral es la articulación del hombro que permite más movimientos.
  • Los movimientos del hombro más repetidos durante un ciclo completo son: la flexo-extensión sagital y la rotación interna.
  • A estos dos movimientos básicos, denominados comunes, van asociados muchos otros por medio de otras articulaciones del hombro, como es el caso de los movimientos escapulares.
  • Los movimiento asociados a la flexo-extensión de hombro son abducción, rotación externa y aducción, rotación interna respectivamente.
  • La flexo-extensión sagital de hombro tiene lugar desde una elevación previa de hombro en el paleo.
  • Durante flexión sagital: máxima abducción en ataque aéreo y movimientos escapulares durante el movimiento de flexión.
  • Durante la flexo-extensión: los movimientos de la escápula dan nombre al movimiento de diagonal subescapular.
  • Durante rotación interna: ligera abduccion (15º-20º)

CONCLUSIONES

El hombro es la articulación con más movilidad del cuerpo humano. Durante el paleo se producen dos movimientos: la flexo-extensión sagital del hombro y la rotación interna. La primera tiene lugar siempre desde una elevación previa del hombro en cualquiera de sus fases (ataque acuático, tracción, salida y retorno al ataque), la segunda solo tiene lugar en la fase de salida. Conocer la biomecánica del hombro durante las fases de paleo nos va a permitir conocer qué musculos actúan para: la prevención de lesiones, la ganancia de fuerza en esos movimientos y la mejora de un paleo eficiente.

 

REFERENCIAS

1.Nelson Arvelo D’Freitas (2013). Joints complex of the shoulder: Biomechanics. Revista de la Sociedad Venezolana de Ciencias Morfológicas Vol. 19.

2. Espinosa, M (2011). Validación metodológica del análisis cinemático 3D del ciclo de palada en el piraguismo de velocidad. Un estudio piloto.  Universidad Nacional Autónoma de México.

3. Natalia Suárez Sanabria, Ana Milena Osorio Patiño (2007). Shoulder´s biomechanics and physiological basis for the Codman exercise. Rev CES Med; 27(2):205-217.

4. Lumley JSP (2002). Surface anatomy : the anatomical basis of clinical examination. Edinburgh;
New York: Churchill Livingstone.

5. Vilar Orellana E, Sureda Sabaté S. (2005). Fisioterapia del aparato locomotor. Madrid: McGrawHill, Interamericana de España.

6. Rockwood Matsen, Wirth & Lippitt (2006). Hombro.

7. L. Juan García (2005). Cir. Ortopédica y Traumatología.

8. Ignacio González Zas (2014). Ejercicios correctivos/preventivos para la cintura escapular. Valoración de la postura y el movimiento y prescripción consecuente del ejercicio físico.

9. A.I. Kapandji (2006). Fisiología articular. Miembro superior. 6ª edicion

10. Fernando Alacid Cárceles. Material didáctico. Formación E.N.E.P.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *